miércoles, noviembre 16, 2005

Reflexiones de un filósofo: "La idea de España me la sopla y me la suda".

6 comentarios:

Reboot, El Diablillo Cojuelo dijo...

Es de un elevado que se me erizan los pelos de los brazos.

Toledano dijo...

Lo que está pasando es que ya faltan argumentos para seguir apoyando a ZP. Y como el apoyo es incondicional, pues dicen esas burradas para justificarse. Yo soy del PSOE porque me sale de...

Pete Bondurant dijo...

Filo... qué?
¿Savater?...¡Anda ya!
¿Lo dejamos en pesebrero? ¿O quizás mejor intelectual orgánico?

Berlin Smith dijo...

Pues qué quieren: estoy de acuerdo con Savater y Arcadi Espada. No quiero ser preso de ninguna idea de país, sólo quiero ser ciudadano de él. Savater dice que "lo que le interesa son los derechos, los valores y los ciudadanos" Hay quien podrá decir que eso es una idea de España... pero lo que se descarta es una idea trascendente basada en la raza, la historia y las tradiciones. En mi opinión, eso son cosas para gente que no vive hoy.

Por otro lado, a los defensores de "una idea de España", no les debería disgustar éste párrafo del mismo Savater en el artículo mencionado: "Para Savater, esta reivincidación del Estatuto es una "flor artificial", pero puede multiplicarse por 17 y "todas echarán raíces". También se mostró en contra de que se establezcan diferencias entre las CCAA y argumentó que si se ha acabado con las diferencias de raza, color o sexo, cómo va a quedar ahora la diferencia por haber nacido en Lugo o Albacete. En su opinión, esto sólo puede acabar en un "apaño" que deje al conjunto "fragilizado" e insatisfechos a los que pedían más y avisó de que el "eco" de lo que está pasando en Cataluña repercutirá en el País Vasco"."

Berlin Smith dijo...

Amplío: en realidad, la crítica a Savater sería decir que sí tiene una idea de España, como manifiesta en sus palabras. Que lo que él defiende como una especie de patriotismo cívico también consiste en una idea de país. Por resumir: lo que Savater rechaza son las patrias tribales, las naciones inmutables en la historia y todas esas cosas de los nacionalistas de todas las especies.

Miguel dijo...

La verdad es que la frase así puesta, suena un poco fuerte. La idea, puesta en su contexto, dentro de una reflexión, está totalmente clara y diáfana, muchos deberían aplicarse el cuento y dejar de pasear tanto las banderas y preocuparse de no tener un país cada día más polarizado. La cuestión, en su contexto, la podéis encontrar en Libertad digital. Donde, por cierto, el titular también es de un manipulador que da asco. Al menos se molestan en exponer su idea en el interior del documento...