martes, junio 14, 2005

Sabíamos de la existencia de webs homófobas (hace unos días hablé de ello), pero no de que también las hay superhomófobas. Si ya era sumamente grave ser lo primero, lo segundo ya nos deja sin palabras.

3 comentarios:

pepeblai dijo...

A la conocidas lacras de nuestra sosiedad (homofobia, transfobia, superhomofobia y supertransfobia) creo que habría que añadir la onanismofobia y la superonanismofobia.

No sé por qué se ignora a tantos y tantos ciudadanos pajilleros.

Y aprovecho para pedir que se legalice el matrimonio con uno mismo. ¡Pero ya! (no lo digo por mí, lo digo por un amigo ;)).

Reboot, El Diablillo Cojuelo dijo...

Tío... ahí la has clavao. Yo quiero casarme conmigo mismo y pagar la mitad de impuestos, que mi parte currante tiene que mantener a mi parte amo de casa. También quiero tener derecho a pensión por viudedad y por invalidez parcial o total de mi cónyuge (léase, en casos de esgince de muñeca y cosas similares)

Maldito Neocon dijo...

Ya lo dijo Woody Allen: "masturbarse es hacer el amor con la persona que más quieres". Entonces, si puedes follar con alguien tienes que tener derecho a casarte con él (o ella)