martes, junio 06, 2006

Miquel Iceta queda en evidencia...

Atención a las siguientes declaraciones del portavoz del PSC Miquel Iceta emitidas en el día de hoy.
Iceta también se ha referido a las declaraciones que realizó ayer otro dirigente del PP, en este caso la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien comparó el trato que reciben los populares en Cataluña con el que sufrieron los judíos durante el nazismo en Alemania.

El dirigente socialista ha remarcado que realizar estas afirmaciones 'es un delito en muchos países' y que 'minimizar la persecución de los judíos o decir que en período democrático se utilizan procedimientos dictatoriales contra los que no piensan de una determinada manera es un insulto a la inteligencia y un mal servicio a la democracia'.

Y ahora observemos lo que decía en una entrada de su antiguo Diari de Campanya hace algo más de dos años...
Enric Casas (un dels meus millors amics, a més de gran expert en comunicació institucional i política) em dóna un article interessantíssim publicat a la revista Anuncios (número 1026, 15/21 de setembre de 2003). Es tracta d'un article de Marçal Moliné, conegut i reconegut consultor de màrqueting i creativitat. Moliné demostra en aquest article, titulat "Con Goebbels contra el PSOE" com el PP està utilitzant les regles de la propaganda nazi contra el seu principal adversari polític. Les regles que recull són onze:

(...)

Interessant ... i valent! article.

¿Pero por qué a día de hoy "decir que en período democrático se utilizan procedimientos dictatoriales contra los que no piensan de una determinada manera es un insulto a la inteligencia y un mal servicio a la democracia" es algo que está feo y en cambio se podía hacer con profusión hace dos años y pico? Como puede comprobarse en el enlace, Iceta comparaba la propaganda del PP con la del mismísimo Goebbels y se quedaba tan ancho...

4 comentarios:

Hare dijo...

Te todas maneras, la comparación de Aguirre me parece poco afortunada. No hay que hacer de menos el Holocausto comparándolo con la situación política actual. Mala, sí, pero no TAN mala.

Marzo dijo...

Es que no entiendes a Iceta. Debe deducrise de lo que dice que el régimen de Aznar no era una democracia, sino una dictadura totalitaria. Y no terminó en unas elecciones, pues esa sabido que eso es imposible en una dictadura totalitaria, sino con una revolución.

Lo cual, claro, significa que los terroristas del 11-M son de los buenos, pues estaban en contra de los malos. Aunque sus medios fueran quizá algo exagerados, hay que comprenderlos.

Cancelado dijo...

Cuando alguien se refiere al trato que recibieron los judíos de los nazis, inmediatamente surge en la mente el campo de concentración y la cámara de gas: el Holocausto. Pero eso sólo fue el final. Durante el nazismo, hubo varios niveles de maltrato a los judíos: ni siquiera se comenzó con un maltrato físico.

Antes hubo coacciones de otro tipo. Por ejemplo, se estableció la ley de la sangre para determinar quien era ario y quien no. Se censuraba o boicoteaba a los artistas judíos. Los editores, en ocasiones por miedo, rechazaban las publicaciones de los judíos (se decía que cuando un judío escribía en alemán, mentía; que sus obras literarias debían ser consideradas como traducciones del hebreo). Se los comenzó a despedir de las instituciones por ser "poco fiables políticamente". Se les impidió bautizar a sus hijos con nombres extraídos del Antiguo.

Cuando comenzaron las expediciones de castigo (el apaleamiento de judíos y otros antisociales), aquéllos judíos que tuvieron visión de futuro y recursos optaron por el exilio. Al resto sólo le quedó esperar la aplicación de nuevas medidas, hasta que llegaron los internamientos en campos de trabajo y la solución final.

Por tanto, en un principio, la comparación no me parece mala. Es mi opinión.

Ignacio dijo...

Muy buen post
y muy buenos comentarios.
Me lo he pasado bien leyendo, coño, de verdad.