jueves, mayo 04, 2006

Fascistas sonrientes

Bolivía la está liando y se une a la lista de países que siguen el triste ejemplo populista de Venezuela, con la nazionalización de los hidrocarburos, pasando la mano por la cara a España. No es más que otro ejemplo de la espiral que me comenta David Millan, el regreso del comunismo. Yo lo veo como el fascismo de cara amable, en vez de la imagen militar y de orden propia de las dictaduras clásicas, el populismo sudamericano machaca a su pueblo de manera miserable y además sonrie, hay que ser hideputa, con la propaganda de vamos a salvar al mundo de los Yankees. Y en Occidente nos callamos como putas. Mal vamos.

3 comentarios:

Demosthenes dijo...

No puedo estar más de acuerdo con lo del regreso del comunismo. La democracia ya nunca se recuperará del varapalo de la Primera Guerra Mundial. Después de la breve primavera que siguió a la victoria en la Segunda, a la que no siguió ningún verano, vamos siempre cuesta abajo. Ni siquiera la caída del Muro de Berlín y la URSS parecen haber surtido efecto, más allá de Europa del Este. Mucha gente tendrá que votar con los pies...

Ignacio dijo...

Se equivoca David, te equivocas tu y se equivoca Demosthenes.
No es el regreso del comunismo.
Es el mundo en 1929. No es el problema el comunismo, es el totalitarismo: dese las fiestas la alegria cocaina y disipación como objetivo (no sólo el Gran Gatsbi,Titanic, etc, leer o ver las pelis de los hermanos Marx de aquella época)es un momento de disipación total, de la moral de las ociedad , del asqueroso "relativismo" que genera, no sólo nuestra reacción, que no es nada desmedida, pero saldrán movimientos y cosas totalitarias: no está nada lejos el comunismo urss de hitler o mussolini; y a poco que os fijeis, el discruso de morales, castro, chavez, zp, ruabalcaba etc son con los mismos argumentos, las mismas referencias, la "verdad cientifica" la sociedad perfecta y todo eso.
No hemos aprendido nada de la historia, y esto va a ser terrible, si no conseguimos no sólo pararlo sino hacer que se introduzca la cordura.
Las leyes de educación fomentan promueven y abogan por eso.
Me encantaría equivocarme

Joan Pirata dijo...

¡Joder cómo sois!

Sólo porque un tio que hace de su raza un sayo (por ende de la raza de los demás) mete al ejército dentro de las empresas ya estáis criticándole.

¡Crispadores!

¡Al ministro Alonso vais! Y ahora está en Defensa ...