viernes, abril 21, 2006

Los bancos suizos no quieren hacer más negocios con Irán. El deseo de no verse envuelta en la crisis desatada entre Teherán y las capitales occidentales ha llevado a la banca helvética a informar a sus clientes domiciliados en Irán del cierre de sus cuentas. Los afectados disponen de un plazo para retirar el dinero o transferirlo a otro país. A su vez, Credit Suisse, el segundo banco del país, ha instado a las autoridades iranís a que retiren las 200 toneladas de oro depositadas en la entidad.Además, la justicia suiza ha emitido una orden de busca y captura contra un alto responsable de los servicios secretos de Irán por la trama terrorista que durante los años 80 y 90 causó en Europa más de 200 víctimas en 400 atentados.
Los hasta ahora neutrales...

1 comentario:

José Javier dijo...

yo es que soy muy mal "pensao" pero seguro que si los bancos suizos están pidiendo que retiren sus fondos es por que han descubierto que desde dichas cuentas se han finaciado actividades terroristas islámicas

Demos tiempo al tiempo