lunes, octubre 24, 2005

Poner en el balcón pancartas en contra de las políticas de un ayuntamiento tripartito y de progreso es fascismo puro y duro, una provocación y un escarnio. Menos mal que esta deleznable práctica ya está en vías de erradicarse.
Los barceloneses que cuelguen una pancarta o un cartel de su balcón, sin previa autorización municipal, podrán ser multados, según se desprende de uno de los artículos del anteproyecto de la nueva ordenanza cívica que presentó a inicios de esta semana el ayuntamiento. La normativa, que está siendo estudiada estos días por los grupos municipales, tiene otros puntos controvertidos --además de los que ya se han dado a conocer en referencia a sancionar la prostitución, la mendicidad y el top manta-- como la potestad de responsabilizar a los padres del pago de las infracciones de los hijos mayores de 18 años que vivan con ellos.
Seguir leyendo "La nueva ordenanza cívica permite multar las pancartas en balcones"

2 comentarios:

dagwood dijo...

Tranquilo; si los carteles son contra el PP. Bush o el Papa, seguro que el ayuntamiento dará permiso, y hasta una subvención para material.

Gul-Pah-go dijo...

El trapo ese de cuatro barras con la estrella que usaban los nazis de Estat Catala esta incluido o se considera bien de interes Kultural?