miércoles, junio 15, 2005

Plataforma Popular Gay, tomadura de pelo guay

Rebobinemos la cinta y hagamos memoria. Hace poco más de tres años, el presidente de la Plataforma Popular Gay afirmó haberse cepillado a tres obispos (¿o_O?), y amenazó con revelar sus nombres en caso de no atender a sus exigencias.
Carlos Alberto Biendicho, militante del PP y presidente de la Plataforma Popular Gay, amenaza con desvelar los nombres de tres obispos homosexuales si la curia no asume como natural la declaración del cura de Valverde del Camino.
La "amenaza", por supuesto, no llegó a consumarse, porque esos tres obispos sólo existían en su imaginación. ¡Menudo pajarraco! Cualquier día de estos afirmará haber sido amante del extraterrestre de Roswell. A día de hoy, el citado personaje (quizá sea el único miembro de la plataforma a la que representa) sigue haciendo el pena con sus presuntas amenzas... y en el PP nadie se atreve a ponerle en su sitio como se merece, no se les vaya a acusar de homósfobos...

Las amenazas de este señor son más que ridículas, puesto que no es la primera vez que se producen -yo llevo años oyendo siempre la misma matraca, que se repite con cansina regularidad-, y es materialmente imposible conocer qué diputados del PP son homosexuales de entre ¡148! Pero lo peor del caso es que todavía hay quien se lo toma en serio y le da cancha.

En Libertad Digital, sin ir más lejos, la "noticia" ocupa un lugar destacado que desde luego no merece...

5 comentarios:

rojobilbao dijo...

lo que merece es la inmediata expulsión por amenazar, aunque no tenga con qué.

San Groucho dijo...

El tipo aprovecha su condición políticamente correctísima (es más: políticamente de moda) para hacer presión. Da penita. No por su condición, sino por con qué cobardía se aprovecha de ella.

A mí me gustan las mujeres más que a un tonto un lápiz... perdón... más que a un discapacitado mental un lápiz, pero os juro que a veces me dan ganas de hacerme pasar por sarasita, para ver si se atreven a echarme del trabajo, a ponerme una multa o a levantarme la voz.

En su defecto, también podría enfundarme una chilaba, dejarme barba enmarañada mullah-style y colarme en el cine o irme sin pagar de un restaurante. ¡Al que me toque una babucha, le pongo de racista fachoso para abajo! ¡Así aprenderán!

Reboot, El Diablillo Cojuelo dijo...

Gentuza así, ¿cómo la mantienen afiliada? ¿No hay ningún estatuto que esté vulnerando?

Anónimo dijo...

Y digo yo: si ser homosexual es algo normal ¿por qué "amenazan" con contarlo?
Zuppi

Brocco dijo...

sí, zuppi, por q tienen tanto miedo los gays en q la gente sepa q lo son, no? si les diese igual no recibiráin lamentables amenazas.